Conocemos mejor a José Ramón Rico

1.- ¿Cuál son tus principales actividades musicales en la actualidad?

Compagino la composición y mi actividad de clarinetista y codirector en la banda Santa Cecilia de Montoro con mi profesión, la de profesor de música en enseñanzas secundarias.

2.- ¿Cuáles fueron tus comienzos en la música?

A la edad de 6 años mi abuelo materno, Ramón Muñoz, empezó a darme lecciones de lenguaje musical y de ahí pasé al Conservatorio de Córdoba con la guitarra como instrumento. Posteriormente pasé al clarinete y siempre bajo su supervisión.

3.- A la hora de trabajar en una nuevo proyecto, ya sea de dirección, interpretación o composición. ¿En qué te basas o cómo estructuras tu trabajo?

En mi caso, cuando abordo un proyecto compositivo, lo primero que hago es documentarme sobre el tema en cuestión sobre el que va a tratar la composición. A partir de ahí elaboro el esquema tanto formal como armónico y seguidamente comienzo a crear los diferentes temas de cada sección.

4.- ¿Cuáles son las principales influencias en tus composiciones?

Son muchos los estilos y géneros musicales los que me influencian a la hora de componer, destacando sobre todo la de mi maestro Ferrer Ferrán y el de la música andaluza. Además, también se pueden encontrar en mis obras tintes de los nacionalistas de finales del siglo XIX, Debussy, Stravinsky, Falla e incluso del blues.

5.- ¿Qué sistemas utilizas para la publicación, distribución y venta de tus composiciones?

Fundamentalmente BRANFOR.

6.- ¿Crees que en España la música clásica está suficientemente valorada?


No, en absoluto, y la creación en particular mucho menos. En general el compositor tiene que realizar su trabajo gratuitamente o muy por debajo de su valor real, y lo triste es que esta circunstancia esté tan arraigada y aceptada en nuestro país.

7.- ¿Qué crees que se debe cambiar para acercar la música clásica al público?

El sistema educativo.  Es decir, hay que crear un público demandante de música culta y eso se puede conseguir desde los colegios. La asignatura de música, tanto en primaria como en secundaria, debe ir orientada a generar ese público. Siempre he pensado que la función de los conservatorios y escuelas de música es la de hacer músicos, y la de los colegios e institutos la de crear público.

8.- ¿Qué te aportan las redes sociales e Internet a tu promoción personal y la de tu música?

Muchísimo. Hoy en día no es necesario vivir en las grandes ciudades (Sevilla, Valencia, Madrid, etc.) para conseguir mostrar el trabajo, sino que desde cualquier lugar con red se puede acceder a esas oportunidades incluso con más posibilidades de éxito.

9.- Háblanos de un momento especial vivido hasta el momento en tu carrera.

Afortunadamente he vivido muchos, pero dos los tengo especialmente grabados. Uno el 5 de junio de 2010. Fue el día que se interpretó mi cuento musical para narrador y banda de música “La encina que aprendió a cantar” en el Gran Teatro de Córdoba. Fue durante el acto central de la Consejería de Medio Ambiente de la Junta de Andalucía para celebrar el día mundial del medio ambiente. El ver las caras de los niños, tanto músicos como actores, alucinando por estar actuando en tal escenario, no lo cambio por nada del mundo. Fue muy emocionante y gratificante.

El otro fue  el 21 de abril de 2013, el día en el que conocí al maestro Ferrer Ferrán y me aceptó como alumno. Ese momento fue mi especial para mí, porque cambió mi vida, a mejor, por supuesto.

10.- Hablemos de futuro. ¿En qué proyectos estás trabajando? Si se pueden adelantar.

Sí, claro, no tengo inconveniente. Siempre que la actual situación generada por el Covid-19 lo permita, en el mes de mayo tendrá el estreno de mi poema sinfónico “Ciutat de les arts i les ciències”, por parte de la Banda de la Unió de Quart de Poblet bajo la dirección del maestro D. Francisco Mengual Sanfelix. También estoy pendiente del estreno de dos marchas, una ordinaria y otra para banda de metales y percusión, que deberían haberse estrenado en esta Cuaresma. Así mismo estoy inmerso en varios proyectos, tanto de marchas procesionales como de música sinfónica, que deberían ver la luz en 2021.

¡Gracias y a seguir trabajando!

Ver catálogo