Conocemos mejor a Julio Domingo

1.- ¿Cuál son tus principales actividades musicales en la actualidad?

Actualmente dirijo la Harmonie Kunst Door Oefening (KDO) de Maastricht (Países Bajos), la Kgl. Musikverein “Zur alten Linde” de Weywertz (Bélgica), soy director interino de la QHarmony Nijmegen (Holanda) y director asistente del Collegium Musicum Aachen (Alemania).

2.- ¿Cuáles fueron tus comienzos en la música?


Fueron de lo más común: con siete años mis padres me apuntaron a la escuela de música de mi pueblo, como a tantos otros niños. Comencé con el trombón y pronto llegó la banda juvenil y luego la banda grande. Yo solo soy uno que llevó, e intenta llevar, esa afición  hasta el extremo.

3.- A la hora de trabajar en una nuevo proyecto, ya sea de dirección, interpretación o composición. ¿En qué te basas o cómo estructuras tu trabajo?

Cuando dirijo, procuro analizar la partitura a fondo, de dos maneras distintas. En primer lugar, todo lo referente a la obra en sí. He de saber qué nos está diciendo el compositor con sus notas: cómo es la estructura, la armonía, la orquestación, el fraseo, dónde están los clímax y cómo se llega y se sale de ellos… He de saber qué pide la partitura y formarme una interpretación en mi cabeza.

En segundo lugar, un análisis en función de la formación con la que voy a tocarla. Pensar en mis músicos y cómo pueden hacer esa música posible: cuántos ensayos harían falta, qué cambios habría que hacer, dónde pueden surgir problemas… Obviamente, esto solo a modo de preparación: no hay que subestimar a los músicos, pero sí conocerlos bien. Al fin y al cabo, ellos nos dan su tiempo y su energía, y los directores han de saber aprovecharlos.

4.- ¿Cuáles son las principales influencias en tus composiciones?

No sabría decir. Depende mucho de la obra en sí. Soy muy melódico, por ejemplo. Me gusta partir de la melodía como base para la composición.

Ferrer Ferran es una gran influencia para mí, como maestro y como persona. Sus notas y sus palabras siempre tienen un encanto especial que me inspiran.

5.- ¿Qué sistemas utilizas para la publicación, distribución y venta de tus composiciones?

Mis obras y arreglos las edito con mi propio sello, Melisma Editions, y las distribuyo a través de mi web y de Branfor.

6.- ¿Crees que en España la música clásica está suficientemente valorada?

Sí y no. Realmente no creo que esté menos infravalorada que en otros países. Al menos yo en Holanda veo una situación similar en el ámbito profesional: orquestas, programas, propuestas…

En el ámbito educativo, sí que creo que estamos mejor. Aquí se ha precarizado mucho eso. El sistema está hecho para que el alumno aprenda rápido y se incorpore a la banda o a la fanfarria. Nosotros tenemos el Conservatorios de Grado Elemental y Grado Medio y, cuando un alumno llega al Superior (que aquí es lo único a lo que llaman conservatorio), tiene más bagaje que un alumno de aquí.

Creo que es algo de lo que tenemos que estar orgullosos, aunque sea mejorable. No creo que ser músico en España sea como ser torero en Finlandia. Difícil sí, pero no más que en otros lugares.

7.- ¿Qué crees que se debe cambiar para acercar la música clásica al público?

En ocasiones creo que el mundo de la música clásica se ha elitizado demasiado y ha perdido la “onda” de la sociedad. Ojo, no me refiero a la música en sí, sino al modo en que se presenta, y eso ha provocado o agrandado la brecha que vivimos. Por supuesto que un Beethoven no es una música de igual consumo que un David Guetta. Son productos distintos, pero el consumidor no tiene por qué serlo. Y a veces siento que el mensaje que se envía desde ciertos ámbitos no es así.

8.- ¿Qué te aportan las redes sociales e Internet a tu promoción personal y la de tu música?

Las redes se han convertido en una herramienta esencial en la vida de los músicos. Más aún cuando nuestra tarea es tan solitaria de por sí. En mis páginas de Facebook y Youtube procuro colgar siempre lo referente a los conciertos que hago o las obras que escribo, pero tampoco le doy mucho bombo. Me gusta dejar constancia pero no insistencia.

9.- Háblanos de un momento especial vivido hasta el momento en tu carrera.

Hay unos cuantos. Recuerdo con mucho cariño el año pasado, cuando seleccionaron mi Cerulean Overture como obligada en la Tercera Sección del Certamen de la Comunidad Valenciana. Estuve de jurado junto otros grandes músicos como Pepe Alamá, Andrés Valero, Lidón Valer e Isaber Rubio, y fue muy bonito escuchar cuatro versiones de mi obra: una por banda y la que yo traía en mi cabeza.

Te hace pensar en cómo se relacionan compositor e intérprete a través de los signos de la partitura, y cómo esa experiencia puede retroalimentar mi posterior trabajo.

10.- Hablemos de futuro. ¿En qué proyectos estás trabajando? Si se pueden adelantar.

Bueno, hay un proyecto de “presente”, pero la pandemia lo ha dejado para el futuro. La Diputación de Valencia tuvo a bien encargarme la obra obligada para la Cuarta Sección del Certamen de Bandas de la Diputación. Se trata de una suite titulada “Versos al Alba”. Tres movimientos en los que se describen y homenajean La Malva-Rosa, L’Albufera y L’Horta, respectivamente. Un reto muy interesante porque está compuesta para una plantilla más pequeña que las habituales, para que funcione tanto en bandas grandes como en pequeñas, ya que estas tienen más dificultades para encontrar un repertorio que se ajuste a su día a día.

¡Gracias y a seguir trabajando!

Ver catálogo